Embarazo psicológico en perros: síntomas y tratamiento

Los perros, como animales descendientes de los lobos, tienen conductas instintivas propias desde sus inicios, lo que les hace en muchos casos muy especiales. Entre todos esos instintos podemos encontrar el famoso embarazo psicológico o pseudogestación, que es de lo que os vamos a hablar hoy.

Seguro que no es la primera vez que habéis oído que una perra ha tenido un embarazo psicológico, pero no sabéis muy bien en qué consiste y si esto es una enfermedad peligrosa para la perra.

Pues bien, a continuación os contamos todo acerca del embarazo psicológico en perros.

¿Qué es el embarazo psicológico y qué lo causa?

Una de cada dos perras experimentan embarazos psicológicos a lo largo de su vida, pero no debemos preocuparnos porque no es considerado como una enfermedad, solo es un fenómeno natural hormonal.

El embarazo psicológico o la pseudogestación  aparece en perras no esterilizadas y consiste en la aparición de signos de preñez después de 6 a 14 semanas de haber tenido el celo cuando la perra no ha sido montada. En definitiva, consiste en una serie de manifestaciones hormonales y físicas que experimenta la perra, igual a las observadas en una perra preñada.

En cuanto a las causas que dan lugar a este embarazo psicológico, no existe una determinada, sino que es algo natural hormonal de las hembras. No obstante, sí que suelen aparecer frecuentemente en las hembras que no han procreado.

Síntomas del embarazo psicológico

El embarazo psicológico produce síntomas tanto a nivel físico como de comportamiento.

sintomas embarazo psicologico

En cuanto a los cambios físicos, podemos destacar:

  • Producción de leche y liquido seroso
  • Hinchazón de las mamas
  • Abdomen abultado
  • Aumento del nivel de progesterona y estradiol
  • Aumento de peso
  • Flujo vulvar
  • Anorexia o pérdida de apetito

En cuanto a los cambios de comportamiento, podemos destacar:

  • Nerviosísimo
  • Gimoteo
  • Adopción de objetos que se los lleva a su lugar de descaso y los cuida como si fuesen sus cachorros
  • Inseguridad
  • Irritabilidad
  • Disminución de la actividad
  • Rascado en paredes o suelos

Todos estos síntomas suelen desaparecer a los 10 días aproximadamente y no suelen dar ninguna complicación, salvo en casos excepcionales. No obstante, siempre es recomendable llevarla al veterinario si vemos que puede tener un embarazo psicológico o cualquiera de estos síntomas.

¿Cuál es su tratamiento?

Lo primero que tenemos que hacer es llevar a la perra al veterinario, tanto para verificar que no está embarazada y para que se determine la intensidad de los síntomas del embarazo psicológico.

tratamiento embarazo psicologico

Como tratamiento no existe uno como tal para que se eliminen los síntomas, aunque sí que se pueden llevar a cabo una serie de actuaciones que los minorarán, tales como

  • Mantener entretenida a la perra
  • Reducir los hidratos de carbono es un dieta
  • No dejar que se lama las mamas
  • Impedir que trate a objetos como sus cachorros, no dejando ninguno a su alcance
  • Reducir la cantidad de agua

En caso de que la perra tenga a lo largo de su vida muchos embarazos psicológicos, se puede optar por esterilizarla, puesto que una vez esterilizarla ya no podrá tener más embarazos psicológicos.

Advertencia. El artículo de Rexpetfood.com muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

¡Compártelo!
Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail