Laringitis canina: qué es, síntomas y prevención

El frío del invierno puede provocar numerosas enfermedades a nuestros perros. Si nuestra mascota tiene la mala suerte de contraer una de ellas en esta época invernal, debemos prestarle mucha atención y llevarla de inmediato al veterinario para que la examinen y le pongan el tratamiento específico.

En otros artículos ya hemos ido hablando de algunas enfermedades presentes en la época más fría del año. En el post que os traemos hoy os vamos a hablar una muy común: la Laringitis canina.

¿Qué es la Laringitis canina?

Es una enfermedad típica en esta época del año y consiste en una infección o inflamación de la laringe del animal.

Las causas que la originan son muy variadas, aunque habitualmente suele relacionarse con los enfriamientos o catarros que suelen darse por los cambios bruscos de temperatura que soportan nuestras mascotas en invierno.

Normalmente puede afectar por igual a todas las razas y a todos los perros, pero sí que es verdad que los perros mayores, los cachorros y los que ya tienen una enfermedad son más propensos y por ello debemos prestarles más atención y cuidados.

Síntomas

tratamiento laringitis veterinario

En general, estas enfermedades no se caracterizan por tener una multitud de síntomas, simplemente tienen uno muy marcado, que es la tos. Esta tos puede ser leve o grave, ocasional o constante  y profunda y seca. Otro de los síntomas que pueden aparecer son las arcadas, que producen una pequeña cantidad de saliva.

Todo ello puede derivar en un estado de ánimo más decaído e incluso disminuir las ganas de comer y beber.

Si nuestro perro empieza a tener estos síntomas y creemos que puede estar afectado por Laringitis, debemos llevarlo inmediatamente al veterinario para que le proporcione el tratamiento adecuado, que podrá consistir en el suministro de antibióticos, antiinflamatorios o analgésicos.

Medidas Preventivas

sintomas laringitis canina

La mejor forma de combatir esta enfermedad es su prevención. Ya hemos comentado que la causa habitual de contraer esta enfermedad se relaciona con los catarros y los cambios bruscos de temperatura.  Por ello, debemos de poner todo de nuestra parte para que nuestros perros no soporten grandes cambios de temperaturas, como por ejemplo:

  • Si el perro se moja por la lluvia o porque ha estado jugando con la nieve, nada más entrar en casa debemos secarle concienzudamente. Además, si vemos que es probable que se moje, podemos protegerlo con prendas impermeables para así ya evitar cualquier problema.

 

  • Si el perro duerme en la intemperie tenemos que tener presente que el alojamiento que le proporcionemos debe ser adecuado y tiene que protegerle bien tanto de la humedad como del frío. Para ello, la casa debe ser resistente a las bajas temperaturas externas, estar aislada correctamente, tener el tamaño ideal para el animal al que se destina y ser de madera o goma para mantener mejor el calor.

 

  • Si el perro duerme en casa hay que tener en cuenta que la calefacción debe ser moderada y que siempre debe tener una cama o colchoneta para dormir. Además, es imprescindible señalar que nunca hay que situar la cama al lado de un foco de calor, por ejemplo la calefacción, para evitar la variación térmica.

 

  • Tampoco debemos pasear a los perros cuando haga rachas frías y fuertes de viento.

 

  • En ocasiones, también se puede aportar suplementos multivitamínicos para fortalecer el sistema inmune del animal.

 

  • Dependiendo de las razas de perros, unos soportan mejor el frío que otros, por ejemplo los perros nórdicos tienen un pelaje grueso y tienen mucha grasa lo que hace que pasen mejor el invierno, pero  en cambio hay razas que ya sea por su tamaño o porque carecen de mucho pelo, como el chihuahua, no soportan nada el frío, por lo que en estos casos deberemos proteger al perro con chaquetas o jerseys cuando salgan a la calle.

 

  • No hay que olvidar que los perros ya mayores, los cachorros y los que tienen una enfermedad crónica son mucho más vulnerables a estas enfermedades, por lo que deberemos tomar muchas más precauciones y que en ningún caso sufran cambios bruscos de temperatura.

Con todas estas medidas, estamos seguros de que tu perro tendrá menos posibilidades de padecer laringitis canina.

*Advertencia. El artículo de Rexpetfood.com muestra opiniones y recomendaciones del equipo profesional de Agroveco, no son diagnósticos. Para cada caso o problema particular, os recomendamos que contactéis con un profesional que haga el diagnóstico “in situ”.

¡Compártelo!
Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

One comment

  1. Hola tengo una perrita Sofi de 2 años es necesario abrigarla cuando salga cuando hace frío o llueve